La bandolera Mini Sling de Minimonkey es sorprendentemente ligera y compacta. Cuando uno piensa en un portabebés no se imagina que uno pueda ocupar tan poco espacio y Mini Sling, autoenrollada en su bolsa, no ocupa más que un neceser pequeño. Eso es sin duda un plus cuando se trata de un producto de este tipo, porque los padres siempre acabamos cargando con un montón de cosas.

Al margen de que se trata de una bandolera muy cómoda de transportar y guardar, por supuesto nos encanta que sea ergonómica. Es súper importante que un sistema de porteo respete la postura natural del niño en todas las etapas de crecimiento, sobre todo cuando es muy pequeñito, y que Mini Sling le permita ir en un asiento seguro y en una posición correcta es el primer punto a su favor. Permite el porteo de niños de entre 3,5 y 15 kg, con lo que se trata de un portabebés de largo recorrido que se puede utilizar durante varios años e incluso con varios niños de diferentes edades cambiando un poco los ajustes.

En mano la tela de esta bandolera de Minimonkey es muy jugosa. Se trata de un poliéster hilado en un tejido bastante fino, agradable al tacto y muy suave, con pequeños orificios de ventilación. Al tratarse de una fibra sintética las posibilidades de que el tejido pueda aportar un exceso de calor durante el porteo aumentan, pero que tenga esta trama de perforaciones hace que la piel pueda respirar y que resulte un portabebés fresquito, sobre todo en épocas de temperaturas más altas. Aunque podríamos decir que pasaría como bandolera de agua para el verano, la playa o la piscina, podría servir perfectamente para su uso durante cualquier época del año ofreciendo un correcto soporte al niño y comodidad también para el adulto durante el porteo.

Es muy fácil de utilizar y ajustar porque a diferencia de las bandoleras más tradicionales, de tela de fular con anillas que a algunas personas resultan difíciles de manejar, Mini Sling de Minimonkey cuenta con un clip de plástico que actúa como pasador y una cinta que permite un ajuste súper sencillo en la zona de la espalda. Bastaría con tirar de esa cinta que va a través del clip y tensarla lo suficiente como para que el propio peso del niño haga que se quede fija a una determinada altura. Para colocarse la bandolera sólo haría falta pasarla por un brazo y la cabeza y dejar caer la tela sobre la cadera contraria, como una banda cruzada, y ajustar la cinta en el clip cuando tengamos al niño ya colocado en el interior para que la altura a la que esté la tela sea la correcta. El reparto del peso en el cuerpo del adulto es bastante equilibrado a pesar de que se trata de un portabebés asimétrico. Que la tela se pueda estirar sobre gran parte del hombro hace que aunque vaya a un solo lado no resulte excesivamente incómoda la carga.

En cuanto a los ajustes para el bebé, algo muy positivo es que incluye un pequeño acolchado muy liviano pero confortable alrededor del borde de la tela por ambos lados. Esto hace que al sentar al niño, la tela no se le clave en la piel y le pueda hacer marcas o rozaduras. Por otro lado, algo a destacar en este tipo de portabebés es que incluye una mini cinta de tela en el interior de la bandolera que se puede utilizar como arnés para mayor seguridad, metiendo una pierna del bebé. Esto evitaría que pueda escurrirse de forma accidental, algo muy poco probable si el portabebés está correctamente regulado y el niño bien sentado. Incluye una de estas bandas por cada lado de la tela del asiento para posibilitar hacer esta especie de arnés en cada lado, dependiendo de hacia cuál de ellos nos pongamos la bandolera. Además, también dispone de un clip de plástico en la parte frontal que permite abrochar una de las dos cintas de que dispone a cada lado para hacer más pequeño el espacio de la tela que quedaría alrededor del cuello o la cabeza del niño. Esto serviría como reductor y evitaríamos que la cabeza quedase descolgada cuando el niño es muy pequeño y todavía no la mantiene por sí solo o que cabecee cuando se queda dormido.

Un punto en contra que encontramos a esta bandolera es que sólo esté disponible en dos colores, blanco o negro, con lo que las opciones para elegir algo que vaya acorde a nuestros gustos o personalidad se reducen. Sin duda, lo mejor de este portabebés es la comodidad de uso y también de transporte, ideal para llevarlo siempre encima o tenerlo a mano en cualquier bolso y utilizarlo siempre que queramos.  

Texto de: Elena Seco de En Brazos
www.criandoenbrazos.com