Ideas para la decoración de la cuna de tu bebé de forma segura

Cuando llega la noticia del embarazo, sentimos un remolino de emociones algunas se pueden explicar y otras no, pero todo empieza a formar parte de una experiencia extraordinaria en la que empiezas a comprender qué es la maternidad, que es el amor hacia ese pequeño remolino y empezar a comprender que tu vida ya no es solo tuya, sino que la compartes con unas personitas maravillosas.

 

Pero entendemos que durante este camino pueden surgir muchas dudas: ¿qué debo hacer? ¿esto será la mejor opción para mi hijo? ¿por dónde empiezo? y muchas más. Entre ellas encontramos el dilema de decorar la habitación y, más concretamente la cuna del bebé, pero para hacerte más fácil el proceso, te traemos este post con información sobre el significado de los colores, algunos consejos de decoración y los posibles riesgos a evitar.

 

 

Cosas que deberemos de saber

Antes de introducirnos en el tema de la decoración debemos de tener en cuenta algunos aspectos importantes de cómo va evolucionando tu nene. Y esto es importante para hacer un entorno que contribuya a tu desarrollo mental y emocional. Aquí vienen, algunos de los primeros éxitos de tu peque durante los 6 primeros meses de vida:


En definitiva tu bebé cada vez se hace más mayor y capta mejor todos los estímulos de su alrededor. Y lo más bonito de esta etapa de descubrir qué cosas nuevas va haciendo: un abrazo, un sonido, una mirada o tocarte con su manita. 

 

¡Coged la cámara porque vais a ver muchas monerías!

 

¿Cómo influye el color en mi niño o niña?

Otro aspecto a tener en cuenta cuando hagamos la cuna del bebé y la decoración de su habitación es que cada color, tiene una reacción en el pequeño de la casa. Si quieres saber cuál es el mejor color para la personalidad de tu pequeño o lo que quieres transmitir, sigue leyendo. 

 

  • Blanco: este es un color más bien neutral que como tal transmite tranquilidad, orden y pureza, lo cual favorece a la creatividad del peque porque impide  distracciones e impulsa su imaginación.
  • Rojo: el color rojo es muy potente y transmite energía, fuerza y vitalidad. También puede en algunos casos relacionarse con la violencia, pero en realidad es un color muy determinante que en niños retraídos, puede funcionar a estimularlo. 
  • Amarillo: en su caso se relaciona con la inteligencia, con la innovación y la alegría, por lo que estimula la mente del peque y es positivo para los nenes que puede reflejar tristeza. 
  • Verde: lo encontramos sobre todo en la naturaleza y lo que transmite es equilibrio. Para los expertos este color ayuda a la estabilidad emocional y al control del nerviosismo, entre otras cosas, es por esto que se recomienda a los niños nervios o que no puedan controlar bien sus emociones ya caben en rabietas.
  • Azul: presente en el cielo sobre todo y en el mar. Este color transmite calma y serenidad, por lo que es muy útil para niños que tengan dificultades para dormir. Y algo a tener en cuenta es que no se recomienda a niños tranquilos, porque puede hacer que estos sientan sueño de manera más frecuente.
  • Naranja: si tuviéramos que elegir un color intermedio entre el rojo y el amarillo, será este. Sobre este color hay diferentes opiniones, hay quienes piensan que es bueno para niños introvertidos (porque impulsa la comunicación), que es bueno para aquellos que no tienen apetito o lo que creen que incrementa la ansiedad.
  • Violeta o morado: por su parte, este color es la unión entre el rojo y el azul, por lo que transmite energía, pero también estabilidad. Este está pensado para niños nerviosos.

 

En todos los casos anteriores, nos referimos a colores suaves, porque una sobreexposición a colores fuertes puede producir otros efectos negativos como, por ejemplo, ansiedad.

Tips de decoración

Una vez ya hemos conocido cómo será el desarrollo de nuestro peque , y lo que transmite para nuestro niño o niña cada color, vamos a adentrarnos más en los tips sobre decoración. En concreto hablaremos de la cuna del bebé.

 

  • Menos es más: Hoy en día es muy fácil decorar una cunita porque podemos encontrar estampados preciosos en las sábanas, mantas o muselinas como los de Little Unicorn que prácticamente visten la habitación y solo con unos cuadros y alguna que otra cestita, tienes una habitación del niño perfecta.
  • Peluches o almohadones: aunque deberás de quitarlos cuando tu pequeñín vaya a dormirse, poner dos o tres peluches y un par de almohadones en una esquina de la cuna del bebé, vestirá mucho su camita. Y para tu comodidad, puede poner una cesta, una silla o un pequeño baúl al lado de la camita para poner estos peluches, de esta forma decorará y no quedará una habitación desordenada.

 

  • Pinta la pared donde se encuentra: si has optado por un solo color para la habitación, tienes varias opciones. Por un lado contratar a una artista para que pinte alguna figura y objeto en la pared donde vayas a poner la cuna del bebé, de esta forma será muy personal y emotivo. Por otro lado, si no quieres gastar mucho dinero, existen múltiples opciones de papel pintado que puedes colocar fácilmente en la misma zona de la cama o la del cambiador.  



  • La lámpara: es normal que cuando tu peque sea recién nacido no quieras dormir en completa oscuridad, pero tener que encender la lámpara de noche puede que te impidan dormir con tranquilidad, por lo que te damos algunas ideas que pueden aportar luz tenue a la vez que decoran la zona de su camita. Estas son:
    • Lámparas de pared: aportan la luz suficiente, pero no en exceso para poder dormir.
    • Guirnalda de luces: Las hay muy bonitas y de diferentes formas y colores, con lo que encontrar algunas que combinen con los colores que has elegido es muy fácil.
    • Luces led: estas pueden ir integradas alrededor de un cuadro o encima de algunas estanterías, pero sin que la luz de directamente a sus ojitos.
    • Una lámpara quitamiedos: en este caso, también existe mucha variedad ya que puedes encontrarla en diferentes formas o figuras y lo puedes poner en una estantería tipo escalera como elemento decorativo. Te recomendamos las lamparitas de ZAZU con música, latido del corazón, sonido blanco…

Posibles riesgos en la cuna del bebé

Sabemos que muchos de las mamis y papis preferís hacer colecho con vuestro nene o tenéis una cuna colecho, pero un recién nacido duerme muchas horas al día y no podremos estar haciendo colecho en todos esos momentos, por lo que debemos de tener en cuenta algunos riesgos que se pueden evitar en la cuna del bebé. Estos son:

 

  • Los barrotes: si tu cunita tiene barrotes deberás de tener en cuenta que hay una distancia promedio que debe de haber entre una barra y otra, por que nuestro nene podría quedar atrapado. La medida entre barrotes puede ir desde los 4,5 hasta los 6,5 centímetros.
  • La pintura o los materiales: nos puede parecer que por ser un producto destinado a ser usado por un niño o niña, no usará materiales tóxicos o pintura nociva, pero lo cierto es que no siempre es así y por eso debemos de comprobar en el libro de fabricación o consultar en la web los componentes de la misma cama.
  • Peluches o cojines: en este caso debemos de evitarlos, porque si aprenden a cogerlos y se los llevan cerca de la carita, esto puede producirles una asfixia. 
  • Chichoneras: de igual forma que con los cojines, estos pueden hacer que ellos se queden sin aire si se mueven y acaban con la cabeza contra este protector.
  • Ropa de cama: lo ideal es que solo lleven una sábana que se pueda ajustar bien al colchón, sobretodo por la noche, pero si hace frío y queréis tapar a vuestro pequeño, podéis arrullarlo, de esta forma os aseguráis que no se moverán. Eso sí, mirarlo de vez en cuando.

 

¿Estás buscando productos de cama para tu pequeño? Entra aquí

 

  • La posición: lo que se recomienda es que la niña o niño estén boca arriba y con la cabecita de lado, por si vomitan, regurgitan o producen mucha baba. Y para ello, el colchón es igual de importante ya que debe de ser firme y tener las medidas necesarias para el tipo de cama (evitando que se mueva).
  • La normativa UNE-EN 716-1: 2008: esta normativa dice las normas que debe de seguir un fabricante para la elaboración de una cuna. Está vigente desde el año 2008, pero deberemos de comprobar que esta la cumple, antes de comprar cualquier cuna del bebé. Si es una cunita heredada comprueba que esté en buenas condiciones (sin astillas o tornillos sueltos), también que lo materiales y pinturas no sean tóxicos.
  • Cuando crezca: al igual que el niño crece, debemos de acomodar los muebles del pequeño para evitar caídas y por eso, es recomendable tener una estructura de cama cuya base pueda bajarse hasta los 30 centímetros.


Si tienes alguna duda sobre este y otros temas, no dudes en escribirnos en nuestra web o buscarnos en nuestras redes sociales.

Fotos

@thewildonesshop, @pinebarrenliving y pinterest

 

https://www.facebook.com/yobio.es/?ref=bookmarks