¿Quién no ha visto alguna vez, un niño colorado como un tomate, sentado en la playa con una camiseta de algodón? Que tú piensas, «por Dios que alguien quite a ese niño del sol». Y sus progenitores piensan, «esta super protegido con su camiseta de Wellcome to Benidorm». Pues os voy a contar un secreto, la camiseta de algodón, no protege nah de nah. Para esto existe la ropa con protección solar.

Hoy vamos a explicar qué es, cómo se usa, sus ventajas, etc. Pero lo primero que tenéis que tener claro, es que unas medidas de protección no sustituyen a otras. Si no que, en este caso, todas se complementan para mejorar dicha protección solar.

¿Cómo funciona la ropa con protección solar?

 

Hace más de un lustro, la Agencia Australiana para la Seguridad Nuclear y Protección contra la Radiación, creó un test estándar. Que sirve para clasificar la cantidad de radiación ultravioleta que una prenda de ropa, es capaz de bloquear. Esta protección se mide en UPF (Ultraviolet Protection Factor). Si has ido corriendo al armario de tus criaturas a ver cuánta protección solar tiene su ropa, para. Porque aunque todas las prendas tienen un cierto grado de protección solar. Solo se especifica en la etiqueta de la ropa con protección solar que haya pasado los pertinentes estudios que lo avalen.

En la cantidad de UPF de una prenda de ropa con protección solar influyen:

  • El material con el que esté creada dicha prenda. Normalmente la ropa con protección solar se fabrica con un recubrimiento de partículas cerámicas. Que ofrece un filtro físico para que la radiación solar no pueda atravesar la prenda.
  • La densidad del tejido. Cuanto más prieta este la trama del tejido, más protege. Imaginad que ponéis la prenda frente a la luz de una ventana. Cuanta menos luz deje pasar, más denso es el tejido.
  • Los colores intensos y brillantes bloquean mejor la radiación solar. Por ello la ropa con protección solar suele ser tan llamativa.
  • No pierde efectividad con los lavados.

¿Cómo elijo la ropa con protección solar?

Ya os he contado que el UPF, viene especificado en la etiqueta. Ahora bien, hay diferentes grados de protección. Similar a como ocurre en las lociones con FPS, 50+ seria la protección más alta.

¿Qué suele suceder? Que el mercado, como siempre, no está todo lo bien regulado que debería. Y existen infinidad de copias. Que no han pasado los test pertinentes y no ofrecen nada de seguridad, de que realmente sea lo que nos están diciendo que son. De hecho yo os aconsejaría evitar buscar prendas con UPF en el gigante asiático que todos conocemos.

 

La ropa con protección solar que usamos en casa es de Yobio. Porque los conozco personalmente y me ofrecen todas las garantías de que sus prendas han pasado todas las pruebas y están certificadas como tal. A parte, porque sabéis que estoy «in love» con el estampado de tortugas de este año (ejem, muy importante para proteger del sol😂).

Se puede usar como ropa de baño. Pero también es ideal para cualquier actividad al aire libre. Es ropa cómoda y además se seca muy rápidamente. Lo que la convierte en una elección perfecta para el verano.

Usar la ropa con UPF de forma correcta:

Como siempre, lo más importante en seguridad, es usar las medidas de protección correctamente.

Hace unos días hablábamos del correcto uso del zapatos para niños en verano. Y hoy vamos con el uso de las prendas solares.

  • La principal medida para protegerse del sol, es evitarlo. Por mucho que nos queramos proteger, algo siempre se filtra. Eso es lo primero que hay que tener claro.
  • La ropa con protección solar es un complemento. Evidentemente, solo está protegida la parte cubierta. Con lo cual, hay que seguir usando protección solar en las partes del cuerpo que queden expuestas.
  • Busca la talla ideal. si la ropa queda muy estrecha y las fibras se estiran, pierde densidad y en consecuencia, efectividad.

Texto e imágenes: La Mami Novata.